Un bestial y excitante fisting a mi novia, ella solo gime y disfruta de toda mi mano en su conchita rosadita y húmeda.

Nunca pensé en hacerle un fisting a mi novia, pero después de garchar todo el día estábamos exhaustos y sin imaginación para seguir cogiendo, por suerte se vino a mi mente un video que había visto en internet el día anterior y empecé a estimular a mi novia, para luego introducir toda mi mano en su conchita, la verdad fue una de las mejores experiencias que tuvimos en el sexo. ¡Lo volveríamos a repetir!