Su hermanastra tetona no le deja jugar

12 min

La tetona de su hermanastra reclamaba atención la otra noche. Se coló en su cuarto y se puso delante de la pantalla mientras él jugaba con la videoconsola. Esa zorra se aburría y quería un poco de conversación con su hermanastro, aunque en realidad lo que deseaba era follárselo. Así que para capturar su atención de una vez por todas le mostró sus enormes tetas naturales y se acabó montando sobre él, en busca de su polla. Su hermana estaba más bien gordita, pero no veas qué gozada tenerla así de desnuda sobre él, con esas enormes tetas a tiro. El caso es que el tipo aún no soltó el mando ni cuando ella ya estaba montada sobre su pene, pero al final estaba ya tan cachondo que tuvo que soltarlo, poner a cuatro patas a la cachonda de su hermanastra y empotrarla bien a cuatro patas.