Pero qué buena está la rubia que ha contratado como asistenta del hogar, a ese pibón vestido de porno chacha se lo quiere follar

10 min

La verdad es que contrató a esa rubia con toda la intención. Sabía que le quedaría de lujo el uniforme de porno chacha que había comprado, que se ajustaría como un guante sobre esas curvas deliciosas y que el escote le dejaría medio ciego. La chica además parecía lo suficientemente guarra como para ceder a pasearse por casa con semejante atuendo, le pagaban bien y eso era lo importante. Demasiado bien le pagaban… Pero es que su jefe estaba deseando verla limpiar el polvo, y a la mínima ocasión, al agacharse la muchacha por ejemplo, ir para allá y chocar contra sus nalgas, presionarla con una apremiante erección y bajarle la faldita para follársela contra el tocador.