La tetona Ivy Lebelle se folla una gran polla en la sauna mientras su marido el cornudo duerme apaciblemente

8 min

Ivy Lebelle y su marido estaban pasando el fin de semana en una sauna con habitaciones privadas para darse un baño relajante y follar luego cuanto quisieran en el dormitorio, pero la verdad es que esta insaciable tetona se había quedado con ganas de más sexo y no podía dormir. De pronto, al incorporarse un poco en la cama se vio al recepcionista dentro de la habitación, esperándole cachondo con una empalmada difícil de disimular bajo la toalla. Guiñándole un ojo, le pidió silencio y le dijo a esa zorra que se acercara, que le daría todo el sexo que necesitara sin que el marido se despertase, y ya veréis qué ganas tenía de polla bien grande esta morena tatuada, se puso las botas.

Videos relacionados