Este muchacho se ha corrido ya tantas veces dentro del coño de su caliente madrastra que cuesta hasta contarlas

Todo empezó como una terapia sexual casera que quería hacerle su madrastra, esta rubia de tetas redondas y bonitas que es bastante activa sexualmente. El muchacho no follaba y no se sentía seguro con las mujeres, así que ella un día en el salón quiso hacerle un favor y entrenar su polla con una buena follada tranquila, de las de clase sexual. El problema es que el muchacho parecía progresar adecuadamente y siempre le pedía una nueva lección a su complaciente madrastra, que se estaba aficionando también a sentir la polla del muchacho dentro de su coño. De tantas veces que accedió a que se la follara, esta rubia ya es incapaz de contar las veces que se le corrió dentro.