XXX » Mamadas > Cuando Carmen Ross se encontró dos grandes pollas en el gloryhole supo enseguida lo que tenía que hacer con ellas

12 min
Descripción

No le habían explicado de qué iba eso del gloryhole, simplemente le dijeron que se metiera en esa cabina y que se sentara, y que a poder ser enseñara las tetas o todo lo que ella quisiera. Al principio Carmen Ross no sabía muy bien por qué ni lo que tenía que hacer, pero en cuanto vio esas dos grandes pollas asomando de cada uno de los agujeros en la pared, supo enseguida lo que debía hacer con ellas. Se puso a pajearlas y a ponerlas duras a base de mamadas, qué cosa tan rica, por favor, no podía parar de ordeñarlas en busca de una buena corrida con la que bañar su boca y sus tetas, ahora comprendía mejor por qué lo de mostrar las tetas. Cómo disfrutó con todas esas pollas ahí dentro, seguro que repetiría otro día.